CubaPlus Online
Foto: Cubacute

Miles de cubanos en un estadio de béisbol

Los estadios en la Isla son uno de los lugares donde la cubanía se manifiesta al 100 %. Donde está nuestro pasatiempo nacional ahí encuentras al pueblo en todo su esplendor, y eso se percibe desde antes de que empiece el juego. Y aunque ahora mismo todo el panorama alrededor de la pelota cubana ha cambiado, vale la pena recordar como la vivían miles de cubanos.

El aficionado a la pelota llega con tiempo al choque, prefiere encontrarse con otros de su clase, hacer pronósticos y debatir sobre la alineación inicial. Eso  va acompañado de alguna que otra cervecita y algo para picar.
Además hacen gala del equipo de su preferencia, por eso  cuando se enfrentan  por ejemplo Villa Clara y Matanzas, mareas de personas de  naranja y rojo invaden los alrededores de la instalación. Abundan también las pancartas, carteles y figuras alegóricas que representan a los conjuntos. Y si estos son archirrivales, la cosa puede ponerse complicada, porque  los ánimos se caldean sin empezar el partido siquiera.
Ya dentro del estadio  aparecen las  disputas entre aficionados, árbitros y jugadores. Gritos  vienen y van de todas partes” Fulano pichea tú” se oye bien claro. “¡Ciego!”, “!Tírale!” y hasta groserías que por diplomacia no voy a mencionar.
El  juego inicia y todo es atención. Entre el vendedor de rositas, el que trae los helados y  el pan con bistec de cerdo,  haces un espacio para las decisiones arbitrales. Sí,  porque si  te entretienes  un momento,  te pierdes parte del juego  y ahí si no hay cámaras para repetir la jugada.
Alguien se para  y no deja ver, otro te echa encima el refresco “sin querer”,  madres  regañan a los hijos, aquel escucha la narración a través de la radio, una vorágine  de personas, vestuarios,  y emociones.
Es que el estadio de pelota es más que el terreno donde los jugadores dejan la piel, constituye la  expresión misma de la cubanía en miles  de seres humanos. Es compartir tiempo y gusto por lo netamente nuestro,  reunión de familia más allá de la sangre,  batido de sentimientos. Es ser cubano en cada milímetro del cuerpo y expresarlo en un mismo sitio.
Y aunque ahora es muy diferente, aquello tiempos se añoran desde lejos.
 

El tiempo

FreeCurrencyRates.com