ESTADOS UNIDOS: el aborto incluso en casos de violación

Este 24 de junio, la Suprema Corte de Justicia de los Estados Unidos eliminó el derecho constitucional al aborto, dejando en manos de los estados la prohibición o permisión del mismo.

La derogación de la ley ‘Roe v. Wade’ de 1973, representa un retroceso de 50 años en la legislación sobre derechos de las mujeres, y ahora se teme que la mitad de los estados penalicen el aborto.
Los indicios de esto comenzaron a tan solo unas horas de que Roe v. Wade fuera anulada, cuando los gobiernos estatales comenzaron inmediatamente con la prohibición del aborto, penalizando casi totalmente su práctica, informó el diario The Guardian.
Ante este panorama, varias ciudades del país estallaron en protestas, compuestas principalmente por miles de mujeres, en contra del histórico fallo.
El presidente, Joe Biden, considera que el Tribunal Supremo ha tomado decisiones "terribles".
Entre los primeros estados en prohibir casi todos los abortos, estuvo Utah, que prohibió la interrupción del embarazo la noche del mismo viernes.
El senador estatal republicano de Utah, Daniel McCay, quien patrocinó la “ley de activación”, afirmó que sería “incorrecto” que las mujeres de Utah busquen abortos en otros estados, pero indicó que, de momento, no tiene planes para evitarlo.
La prohibición también entró en vigor en Ohio, que penalizó la mayoría de los abortos en el primer latido fetal detectable, un fallo conocido como “proyecto de ley de los latidos del corazón”. 
La ley, de 2019, estuvo en suspenso casi tres años, pero tras el anuncio de la Corte Suprema, tomó solo unas horas que un juez federal eliminara la orden judicial federal que la bloqueaba. Alabama también aprobó una prohibición suspendida desde 2019, que criminaliza los abortos en cualquier estado del embarazo, incluso para las víctimas de violación e incesto.
Mismos casos los de Texas y Missouri, que al igual que los estados antes mencionados, consideran como única excepción para interrumpir el embarazo si se demuestra que este, o el parto, pone en riesgo la vida de la madre.
Todos los demás escenarios de aborto son ilegales, incluyendo si el feto viene con alguna malformación o discapacidad.
Asimismo, en Arkansas se informó a los proveedores de servicios de aborto que el procedimiento es ahora un delito punible con hasta 10 años de prisión y una multa de hasta 100.000 dólares.
En West Virginia, la única clínica de abortos dejó de realizarlos este mismo viernes. El estado tiene una ley que penaliza los abortos con una pena de prisión de 3 a 10 años, aunque no está claro cómo se procederá tras el fallo de la Corte Suprema. 
“Roe nunca ha sido suficiente, pero en estados como Virginia Occidental, era lo único que protegía el acceso al aborto”, declaró al citado medio Katie Quiñonez, directora ejecutiva del Centro de Salud de la Mujer de Virginia Occidental.
 

IMPORTANTE: