Encuentran el cuerpo de balsero cubano que desapareció cerca de Cayo Hueso

El cadáver del balsero cubano Alberto Rosell Ojeda, quien despareció tras zozobrar su embarcación cerca de Cayo Hueso, fue recuperado este martes, informó la Guardia Costera de Estados Unidos (USCG).

El hallazgo del cuerpo de Rosell se produjo después de una intensa búsqueda en la zona de Fort Zachary Taylor, al sur de Cayo Hueso, que involucró a unidades de la USCG y de la Comisión de Pesca y Vida Silvestre de Florida desde el pasado domingo.
"Queremos expresar nuestras más profundas condolencias a los familiares y seres queridos del señor Rosell Ojeda", dijo la teniente Elizabeth Tatum, coordinadora de la misión de búsqueda y rescate en este incidente.


"Estamos devastados", dijo su hermana, Carmen María Rosell, en conversación con el portal CiberCuba desde La Habana. "Tenía 56 años, unas enormes ganas de vivir y ansiaba irse a Estados Unidos, casi que era una enfermedad, soñaba con eso... Pero mire lo que pasó".
Alberto era veterano de la guerra de Angola y hasta el momento de su salida trabajó como almacenero en la cadena de tiendas CIMEX. Carmen María lo describe como "un hombre intachable trabajador y cumplidor, servicial y generoso con todos".

"La vida puede ser muy cruel", dijo la mujer, que reside con esposo y su madre en el barrio habanero de La Víbora. "Este país está en una situación muy difícil... La gente está desesperada y puede cometer errores fatales y le tocó a él".
Alberto formó parte de un grupo 20 cubanos que zarpó la madrugada del pasado sábado, alrededor de la 1:00 de la madrugada, rumbo a las costas de Florida. No está claro si el punto de salida fue por La Habana o por la zona de Güira de Melena, al sur de la provincia de Artemisa.   
Según su hermana, la embarcación fue construida por integrantes del grupo una semana antes de la partida.
La embarcación zozobró en las inmediaciones de Zachary Taylor y al menos ocho de los náufragos fueron rescatados por dos marineros argentinos que recorrían la zona en viaje recreativo desde el Golfo de México hacia Bahamas.
"De repente, escuchábamos voces, pero no los veíamos en el agua. Encontramos a uno y empezamos a rastrear la zona. Estaban todos dispersos, como a un kilómetro a la redonda. Subimos a ocho cubanos y de inmediato dimos aviso a la Guardia Costera para iniciar con los protocolos correspondientes", relató a la cadena argentina TN Guillermo Triguero, capitán del navío Island Gird, que rescató a los balseros.
Los sobrevivientes llevaban unas 10 horas en el agua y estaban a la deriva. Entre los rescatados había dos hombres de alrededor de 60 años y los seis restantes rozaban los 30, según Triguero.


En un video publicado por Triguero, los cubanos se lamentan por la llegada de la Guardia Costera y uno de ellos manifiesta que prefería volver a tirarse al agua y ahogarse antes de ser repatriado a Cuba.

"Yo pa' Cuba no voy, me tiro y me ahogo pal' carajo", dice el balsero .

Los 12 hombres restantes fueron dados inicialmente como desaparecidos, pero 10 de ellos lograron nadar y llegar a las costas de Cayo Hueso. Uno de ellos fue rescatado por agentes de la Guardia Costera y llevado a un hospital cercano para recibir atención médica de emergencia.

Pero Alberto corrió la peor suerte.

"Lo que he podido saber es que la embarcación venía con problemas y él se tiró al agua para llegar nadando",  manifestó Carmen María. "Tampoco sé por qué mi hermano se ahogó, pues era el único que llevaba chaleco salvavidas, lo compró en dólares aquí".

Carmen María aún alberga esperanzas de que el cadáver recuperado en el mar no sea el de su hermano. Sus familiares en Miami han solicitado una prueba de ADN que se va a efectuar al final de esta semana.
"Llevamos una semana en vilo, sin poder descansar, sin palabras y nos queda lo peor, que es la repatriación de sus restos”, confesó la mujer.
De los ocho balseros rescatados en alta mar, siete podrían ser repatriados a Cuba en las próximas horas, según fuentes oficiales familiarizadas con el caso. Uno de los detenidos está siendo investigado por las autoridades.

Las tragedias marítimas que involucran a inmigrantes cubanos son sucesos frecuentes en el Estrecho de Florida en medio de un imparable flujo de balseros y un éxodo sin precedentes por la frontera sur de Estados Unidos.

El pasado abril las autoridades costeras encontraron el cuerpo sin vida de un cubano y rescataron a otros seis náufragos de una embarcación rústica cerca de las costas de los Cayos de Florida. Se reportaron otros ocho desparecidos que nunca fueron hallados.

Durante el presente año fiscal (FY2022), que comenzó el pasado 1 de octubre, un total de 2,464 cubanos han sido interceptados en alta mar, la mayor cantidad desde 2016. Más de 300 han sido detenidos por la Patrulla Fronteriza a su arribo a las costas de Florida.
 

IMPORTANTE: