CUBA: muere un niño electrocutado durante fiesta en parque de La Habana

El niño cubano Ángel Chala Castañón, de cinco años, murió electrocutado durante una fiesta en un parque en el reparto Chibás, en Guanabacoa, La Habana.

“El pasado sábado 18 de junio de 2022, perdió la vida el niño Ángel Chala Castañón de apenas cinco años (...). El dictamen forense de la autopsia corroboró su deceso por recibir por sus pies una descarga eléctrica, durante su participación en una actividad para niños en un parque arrendado por particulares”, denunció desde su perfil en Facebook el usuario Jorge Vigo Duarte, vecino cercano de la familia del pequeño. 


Captura de Facebook/ Jorge Vigo Duarte
De acuerdo con la publicación, el evento era exclusivo para los niños y los cuentapropistas encargados de su organización no dejaron participar a adultos acompañantes. El precio de la fiesta fue de 200 pesos cubanos y contaba con “música y un aparato de espuma y otros servicios de venta de cafetería, donde se supone estén tomadas todas las medidas de seguridad”.


Vigo Duarte, quien reside en México, pero en estos momentos se encuentra en La Habana reponiéndose de un accidente, explicó también que “después de la reconstrucción de los hechos, el peritaje policial determinó que un cable pelado, el cual alimentaba dicho aparato de espuma, atravesaba sobre el piso donde los niños se divertían y realizaban sus actividades. Este, al ser pisado por el infante, causó la muerte instantánea. Las autoridades no achacaron responsabilidad al dueño de dicho lugar”. 
“Es una falta de ética, una literal falta de respeto al dolor de estos familiares y vecinos, que al día siguiente este parque continuara sus actividades como si nada hubiera sucedido, ni siquiera tuvieron el gesto de apoyar a su familia en su doloroso proceso. Hoy fue la vida de esta inocente criatura, pudo haber sido la vida de cualquiera o varios de los que ese día participaron en esta actividad”, agregó. 
Asimismo, opinó que el accidente es responsabilidad de la persona que realizó el montaje eléctrico del equipo sin revisar que estuviera bien seguro y de todos los cuentapropistas que ese día arrendaron el parque. 
“Como vecino de la víctima me siento indignado, alerto a las autoridades del gobierno por la imparcialidad de medidas al respecto. Mi hija de apenas siete años también pudo ser víctima ese día, cualquiera de los inocentes también. Esperamos que la justicia no se haga impune a los hechos ocurridos y se tomen medidas que garanticen la seguridad de nuestros menores, estaremos al tanto de ello”, añadió. 
Vigo Duarte dijo al portal CiberCuba que el niño, cuyo velorio tuvo lugar al día siguiente del accidente, solía jugar con frecuencia en su casa junto a su hija, quien se encuentra traumatizada por el deceso de su amiguito. “Su mamá Zuleydi no tiene consuelo, la estamos apoyando en su dolor”, agregó. 


Madre del niño en redes sociales
Miles de personas reaccionaron al post en redes sociales y enviaron condolencias a la familia del niño. En los comentarios muchos internautas se mostraron indignados por la indolencia de las autoridades locales, que incluso fallaron en suspender la recreación en el parque para evitar cualquier otro accidente similar. 
“Claro que pudieron ser muchos los afectados porque nuestros niños no tienen a dónde ir para divertirse y de eso se aprovechan los particulares, con precios altísimos y casi ninguna medida de seguridad. Al final, el verdadero culpable es el Estado”; “Cuánto dolor, una criatura inocente... esto necesita que se haga justicia... mis condolencias para familiares y amistades y que Dios lo tenga en su gloria”; “Verdaderamente no hay palabras para expresar tanto dolor, esperemos que no se deje de la mano tanta irresponsabilidad”, argumentaron algunos usuarios. 
A finales de abril pasado ocurrió un acontecimiento similar a este. Un niño de dos años y cinco meses perdió la vida en el municipio Pedro Betancourt, en Matanzas, tras tocar el bajante a tierra de un transformador ubicado en el batey La Prueba. La prensa oficial que dio a conocer la noticia no reveló la identidad del menor ni de sus familiares. 
Otro caso de muerte por electrocución se registró en Miramar, La Habana, en octubre de 2020, cuando un joven de 30 años pisó un cable de alta tensión oculto bajo un charco de agua. El accidente sucedió luego de una tormenta local severa que inundó parte de la calzada y no permitió a la víctima percatarse del peligro.
.
 

IMPORTANTE: